Loading...

Deporte sobre silla de ruedas:

Una alternativa de integración para las personas con discapacidad en sus miembros inferiores

1. La actividad deportiva como programa de rehabilitación
2. Deporte y discapacitado físico.
3. Generalidades del baloncesto en silla de ruedas.
4. Clasificación médica - deportiva y funcional para personas en silla de ruedas.
Bibliografía

El baloncesto en silla de ruedas es una modalidad deportiva adaptada, en la cual personas con limitaciones de movimiento de sus miembros inferiores pueden participar en un juego de baloncesto sentados desde una silla de ruedas, y de esta forma, tener acceso a las actividades físicas y deportivas.

La actividad física no es estática ni exclusiva de nadie. Es libre y espontánea para quienes vean en ella una realización de su vida.

La actividad deportiva como programa de rehabilitación
La discapacidad es una condición limitante, pero no imposibilitadora, que va en aumento debido a la incidencia de accidentes de tránsitos, deportivos e incremento de la violencia. De esa forma gran cantidad de jóvenes, niños y adultos adquieren deficiencias físicas. Por otro lado están los que por enfermedad ven afectado su desenvolvimiento.
Ante ello, ha surgido la necesidad de establecer programas que permitan el re-acceso de las personas con minusvalías, congénitas o adquiridas, a la vida económica, social, cultural, deportiva y educativa; no sólo de nuestro país, sino a nivel mundial.
Importantes estudios realizados sobre la actividad física (deporte, recreación) han permitido que estos sean utilizados como programas y medios para re-establecer el contacto con la sociedad.
Hoy la actividad deportiva ha dejado de ser sólo un elemento educativo, competitivo y recreativo. Constituye, además una especialidad científica cuyas bases biológicas y fisiológicas se están aplicando a la biomecánica, profundizando en el conocimiento de las particularidades de las personas.
Por consiguiente, la actividad deportiva tiene tras de sí un matiz científico que es aplicado a la terapia y a la rehabilitación. Así, el deporte se apoya de la Medicina Deportiva para consolidar de forma eficiente su contenido, sobre todo cuando la vida contemporánea recomienda a la Educación Física y al deporte como vías para desarrollar la salud integral, y ahora que el deporte se ha transformado en una actividad de masas.
El tecnicismo propio de esta época requiere que cada disciplina proporcione más elementos válidos para la aplicación en la vida del hombre. Más ahora, cuando la entrada al siglo XXI demanda una sociedad altamente competitiva donde todo hombre debe aportar a una sociedad que cada día se vuelve más exigente.
Todo investigador fisiológico, fisiopatológico y médico en general, entre estos el educador físico, se ve directamente involucrado con la actividad deportiva, sólo por el hecho de ser una condición humana y sin importar quien la desempeñe.
Como vemos la actividad deportiva posee las cualidades necesarias para funcionar como agente rehabilitador, no sólo físico, al contribuir con sus conocimientos a la mejora orgánica, funcional y psicológica del hombre. También como rehabilitador social al poner en contacto a hombres con discapacidad física con la sociedad, a través de los deportes, pues gozan de aceptación universal y popularidad.
El deporte individual o colectivo contrarresta las desavenencias psicológicas y físicas producidas por una deficiencia física. La aplicación corporal proporciona al discapacitado autoestima, confianza, camaradería, sentimiento de superación y hasta la reducción de su discapacidad. Así, acelera su integración a la sociedad disminuyendo las diferencias, normalizando y demostrando que su incorporación es posible si no la obstaculizamos con discriminaciones carentes de sentido.
La ventaja de la actividad deportiva como factor curativo radica en su valor recreativo, que ofrece motivación adicional sobre aquellos esquemas repetitivos y carentes de espontaneidad.
Todos conocemos a la actividad deportiva como agente promotor de creatividad y agilidad, pues esta forma de ejercicio mental y físico es curativo, y el mejor complemento de los métodos tradicionales, representando la forma natural de fisioterapia y de rehabilitación.

Deporte y discapacitado fisico.
La actividad física cualquiera que sea su modalidad es actualmente la forma más popular de distracción. Debido en gran su gran parte, a un mayor conocimiento del valor de la ejercitación tanto en el aspecto físico como psíquico, pues proporciona al hombre satisfacción, sentimiento de libertad, olvido de problemas, liberación de tensiones, en fin. Pero en buena medida es también la consecuencia de los progresos de la ciencia y la tecnología.

Existe un sector de la sociedad para el cual el deporte significa mucho más que una simple diversión, a este pertenecen los disminuidos físicos. Para ellos el deporte es indispensable a fin de lograr la readaptación física y psicológica, significa el triunfo sobre una discapacidad, y la reintegración social.
Para el discapacitado el deporte se convierte en la fuerza motora que lo lleva a establecer el contacto social, con su práctica se siente reconocido como ciudadano y respetado en igualdad de oportunidades.
“El fin más noble del deporte para minusválidos es el de ayudarlo a restaurar la conexión con el mundo que lo rodea”[1]
Para el disminuido físico el deporte constituye la forma natural de realizar sus ejercicios de recuperación. De esta forma, su participación en juegos y deportes adaptados les da la oportunidad de ser físicamente aptos, tener pasatiempos, ser más activos, aprender actividades para el tiempo libre y realizar convivencias positivas; con ella, se abren paso para darle primacía al cuerpo, tener actividad pública, participar en competencias reglamentadas; así van adquiriendo protagonismo social.
Para los disminuidos físicos el deporte significa romper las barreras sociales, ya que la sociedad ve en los “buenos” el deporte de verdad y en los discapacitados el deporte de mentira.
Es mucho el terreno por recorrer en el ámbito de concienciación social en este sentido. Es decir, el deportista minusválido se siente con el derecho de que la sociedad le facilite el acceso al deporte e incluso a la competición deportiva de alto nivel, como es el caso de las paraolimpiadas. Pero queda mucho por hacer en cuanto a la comprensión de este derecho por parte de la sociedad en general y dentro del mismo discapacitado.
Lo cierto es que el minusválido conoce el valor que tiene para él la práctica del deporte y lo demuestra con el esmero que le da a la actividad ante una competición. Al igual que cualquier hombre, hace lo posible por obtener la victoria; su triunfo se ve reflejado en la emotividad que presenta finalizado el evento, sin importar cual haya sido el resultado. Su satisfacción se ve alimentada al haber hecho el intento. Ello nos hace recordar que entre los discapacitados también hay buenos.
Al aprender un deporte, el discapacitado se hace más independiente y adquiere más libertad, fuerza y seguridad para seguir adelante. Además disminuye el estrés y, en el medio social, se siente igual a todos.

Generalidades del Baloncesto en silla de ruedas.
Este deporte para discapacitados se vale de los principios y reglas del baloncesto de la f.i.b.a. . Algunas de ellas presentan ligeras adaptaciones por el hecho de jugarse en silla de ruedas.
Este deporte cumple los mismos objetivos usados en un programa de Educación Física. Ellos son:
· Lograr un nivel físico, mental y social.
· Proporcionar recreación y diversión.
· Dar la oportunidad que se produzcan conductas psicológicas como:
· Afirmación de la personalidad.
· Auto evaluación.
· Reconocimiento.
· Triunfo.
· Participación.
· Camaradería, entre otros.
Además contribuye a reducir las desavenencias físicas y, en ocasiones, a superarlas tanto físicas como psicológicamente. En consecuencia, su labor correctiva es meritoria.
La adaptación de este juego a una silla de ruedas representa una medida formativa, pues el perfeccionamiento de habilidades motrices supone la progresión individual de la persona con deficiencia física. Medida que le es útil no sólo para practicar el deporte, sino, para desarrollar destrezas y habilidades que le sirvan a un sinnúmero de situaciones dentro de su vida diaria, y le ofrezcan la oportunidad de integrarse social y económicamente. Es obvio, que al desarrollar todo esto encontrará cabida a nivel competitivo y, ¿por qué no? alcanzar la meta más alta a la que cualquier deportista aspira, ”Las Olimpiadas”, para este caso “Las paraolimpiadas”.
El baloncesto en silla de ruedas es un medio que le permite a la persona con deficiencia física recibir el mismo trato, porque se trabaja en función de los miembros y analizadores no afectados.
La principal diferencia del baloncesto de F.I.B.A con el Baloncesto Adaptado es la obligatoriedad que tienen todos los jugadores de utilizar silla de ruedas, independientemente del tipo de deficiencia física que afectan sus miembros inferiores.

Clasificación Médica - deportiva y funcional para personas en silla de ruedas.
En nuestra sociedad son incontables situaciones las que producen que una persona pueda llegar a una silla de rueda. Sin embargo, las agruparé y haré referencia de ellas por el resultado que implican.
Estas causas de discapacidad motora son:
· Amputaciones de miembros inferiores.
· Lesiones medulares de la columna vertebral.
· Y secuelas de poliomielitis.
a). Las amputaciones. Éstas son causadas por: daños o enfermedades en los miembros inferiores, sin esperanza de recuperación; accidentes industriales y de carreteras; gangrenas, cáncer, congelación y endurecimientos de arterias.
Las amputaciones se practican cuando la afectación del miembro es tal que su supervivencia es incompatible con el buen estado general y atenta con la vida del individuo.
b- Lesiones medulares: en ésta existen clasificaciones como:
· Cuadriplejia: parálisis de las cuatro extremidades. Es decir, no manejan bien sus brazos y sus piernas. En este caso los tratamientos son más difíciles ya que se ven afectadas las raíces nerviosas. Enfermedad de la neurona causada por lesiones traumáticas que se presentan el la médula espinal a la altura del cuello.
· Paraplejia: parálisis total o parcial de las dos piernas debido a enfermedad o herida en la médula espinal. No afecta los miembros superiores, ya que por debajo de la lesión se produce parálisis locomotora y pérdida de sensibilidad; alteración de la función normal de intestinos y vejiga.
c. Poliomielitis: enfermedad que afecta a las neuronas anteriores de la médula espinal y el tronco encefálico; causada por el virus de polio. En algunos casos produce parálisis muscular parcial o completa.
Es importante señalar que se debe conocer el nivel de la lesión, la extensión del daño en la médula espinal y el tiempo desde su aparición. Ello permite establecer un diagnóstico de la movilidad de la persona en la silla, pues ésta depende del nivel de la lesión, tipo de lesión y tiempo de tratamiento.
La clasificación médica- deportiva y funcional para los jugadores en silla. Se ha establecido con el fin de mantener la participación de personas con severos impedimentos físicos que se encuentran interesados en el juego. Por ello, la Federación Internacional de Baloncesto en Silla de Ruedas (IWBF) proporciona a los equipos reglas de equilibrio, con la cual se igualan los potenciales físicos de cada equipo.

BIBLIOGRAFÍA
· Castellanos, José María y Suárez, Sofía Consuelo. Rehabilitación y Educación Física. Editorial Ariel LTDA, Bogotá – Colombia, 1985. 149 pág.
· Courbariaux, B. Sistema de Clasificación para el Jugador de Baloncesto en Silla de Ruedas. IWBF, 1992. 36 pág.
· Giraldos, Mariano. La Gimnasia Formativa en la Niñez y la Adolescencia. Editorial Stadium, Buenos Aires – Argentina, 1985. 355 pág.
· Junco Cortéz, Norah. Educación Física para Niños con Necesidades Educativas Especiales. Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, La Habana- Cuba, 1997. 68 pág.
· Linares, Pedro. Fundamentos Psicoevolutivos de la Educación Física Especial. Segunda edición, Universidad de Granada, España. 1994.
· Peralta, Héctor. Educación Física, Deportes y Recreación para personas en silla de ruedas. Editora Géminis, Colombia, 1985. 102 pág.
· Riera, Joan. Introducción a la Psicología del Deporte. Editores Martínez Roca, S. A. Barcelona- España, 1985. 189 pág.
· Memorias del Congreso Panamericano de Educación Física. Quito Ecuador, 1997.
· Memorias del Seminario: Integración Social del niño y adultos con discapacidad. Asociación Panameña de deportes sobre silla de Ruedas, Coclé, 1997. 15 pág.
· Reglas Oficiales del Baloncesto. Ediciones J.R. Bernal. F.I.B.A., 1994-1998. 207 pág.
· Regla Oficiales de Baloncesto. IWBF, 1998.
REVISTAS
· Revista INSERSO. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales Deportes para Minusválidos Psíquicos. Primera Edición, Madrid- España, 1994.
· Revista Minusval N° 106, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales INSERSO, España 1997. 119 pág.
ENTREVISTA
· Ceballos, Laura; Edward, Jaime y Otros. “Indagando en la opinión deportiva de un jugador en silla se ruedas”: Por José Apolayo. Gimnasio Municipal Algis Moreno, 5 de septiembre de 1,988.
INTERNET
Baloncesto en silla de ruedas http//fedmf.basnetwork.es/especialidades/baloncesto/regla.htm


Prof.: José del C. Apolayo
japolayo@hotmail.com
Lic. En Humanidades con Especialización en Educación Física. Universidad de Panamá 1998.
Técnico en Informática Educativa. Universidad de Panamá. 2000